Saltar al contenido

Ikigai, de oriente a occidente.

  • por

Ikigai, de oriente a occidente.

En un mundo donde el estrés y la ansiedad parecen estar al orden del día, la búsqueda de un propósito significativo se ha convertido en una necesidad imperiosa para muchos. En esta travesía por el significado de la vida, nos encontramos con el Ikigai, una filosofía japonesa que ha ganado popularidad en Occidente por su enfoque en mantener activas a las personas con un propósito, promoviendo así una vida larga y feliz.

Por ejemplo, si estás atrapado en un trabajo que no te apasiona pero que cubre tus necesidades financieras, puedes explorar maneras de incorporar tus intereses y habilidades en tu vida cotidiana. Esto podría implicar buscar proyectos paralelos o actividades extracurriculares que te brinden satisfacción y te permitan explorar nuevas oportunidades profesionales.

¿Qué es el Ikigai?

El término «Ikigai» se compone de dos palabras japonesas: «iki», que significa vida, y «gai», que se traduce como valor o mérito. En su esencia, el Ikigai se refiere al motivo por el cual nos levantamos cada mañana, lo que nos impulsa a vivir una vida plena y satisfactoria.

Los Componentes del Ikigai

Para comprender completamente el Ikigai, es crucial entender sus cuatro componentes principales:

Lo que amas: Este componente se refiere a las actividades que te apasionan, aquellas que te hacen sentir vivo y entusiasmado.

Lo que el mundo necesita: Aquí se trata de identificar qué puedes ofrecer al mundo,  cómo puedes contribuir al bienestar de los demás.

Lo que se te da bien: Este aspecto se relaciona con tus habilidades y talentos únicos. Se trata de identificar en qué áreas te destacas.

Lo que te pueden pagan: Finalmente, este componente se refiere a aquellas actividades que te proporcionan un sustento económico. 

El libro «Ikigai, el secreto japonés para una vida larga y feliz» de Francesc Miralles y Héctor García enfatiza que encontrar el equilibrio entre los cuatro componentes del Ikigai es esencial para una vida satisfactoria y significativa.

El verdadero secreto del Ikigai radica en esa capacidad de exploración y acción que te lleva a encontrar el equilibrio entre los cuatro componentes.

A menudo, las personas se encuentran en la encrucijada de tener pasiones o intereses que no parecen tener una salida económica clara, o se ven atrapadas en trabajos que les proporcionan estabilidad financiera pero carecen de significado personal. En lugar de ver estas situaciones como obstáculos insuperables, el enfoque del Ikigai nos invita a explorar cómo podemos transformar lo que amamos en una vía viable para nuestra realización personal y profesional.

Además de encontrar un propósito significativo y equilibrar los cuatro componentes del Ikigai, hay una serie de beneficios adicionales que esta filosofía puede ofrecer para mejorar nuestra calidad de vida y bienestar general:

  1. Reducción del estrés y la ansiedad: Cuando estamos alineados con nuestro propósito, nos sentimos más en control de nuestras vidas y menos afectados por las presiones externas. Esto puede conducir a una mayor sensación de calma y tranquilidad en nuestro día a día.

  2. Mayor motivación y energía: Cuando nos dedicamos a actividades que nos apasionan y nos brindan un sentido de propósito, estamos más motivados y energizados para enfrentar los desafíos que se nos presentan. El Ikigai actúa como un motor interno que impulsa nuestra motivación y nos brinda la energía necesaria para perseguir nuestros objetivos con determinación y entusiasmo.

  3. Mejores relaciones interpersonales:  Cuando vivimos de acuerdo con nuestro propósito, estamos más en sintonía con nuestras emociones y valores, lo que nos permite establecer conexiones más auténticas y significativas con los demás.
  4. Resiliencia y sentido de dirección: Tener un propósito claro en la vida nos brinda un sentido de dirección y significado, lo que a su vez nos ayuda a enfrentar los desafíos y adversidades con mayor resiliencia. Cuando sabemos por qué estamos aquí y qué queremos lograr, somos más capaces de superar los obstáculos y mantenernos enfocados en nuestros objetivos a largo plazo.

Ikigai, esta palabra que da significado a una filosofía ancestral japonesa, ha trascendido las fronteras de Oriente para influir profundamente en la mentalidad y el estilo de vida occidental. Su enfoque en encontrar un propósito significativo y en vivir una vida equilibrada ha resonado con personas de todo el mundo que buscan una mayor satisfacción y plenitud en sus vidas.

A medida que nos sumergimos en la comprensión del Ikigai, nos enfrentamos a una valiosa lección: la importancia de vivir con intención y alineación con nuestros valores más profundos. Al reflexionar sobre lo que amamos, lo que el mundo necesita, lo que podemos hacer y lo que nos pagan por hacer, podemos trazar un camino hacia una vida más satisfactoria y significativa.

El viaje hacia el descubrimiento del Ikigai no es solo una búsqueda externa de éxito o reconocimiento, sino también un viaje interno de autoconocimiento y autodescubrimiento. Nos insta a explorar nuestras pasiones, talentos y valores más profundos, y a encontrar formas de expresarlos en el mundo de manera auténtica y significativa.

Al adoptar los principios del Ikigai en nuestras vidas, podemos experimentar una serie de beneficios tangibles, que van desde una mayor felicidad y realización personal hasta una mejor salud física y mental. Nos ayuda a encontrar un equilibrio entre nuestras aspiraciones personales y las demandas del mundo que nos rodea, permitiéndonos vivir de manera más plena y auténtica.

En última instancia, el Ikigai nos recuerda que la vida es un viaje de descubrimiento continuo, y que nuestro propósito puede evolucionar y cambiar a lo largo del tiempo. Al mantenernos abiertos a nuevas experiencias y oportunidades, podemos seguir cultivando un sentido de propósito y significado que nos guíe en nuestro camino hacia una vida larga, feliz y plena, tanto en Oriente como en Occidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *